Gary Hunt

Reino Unido

Gary Hunt

Gran Bretaña

He aquí el mejor saltador del mundo: un hombre que sufre de vértigo. "Estoy tan acostumbrado a medir la altura desde el trampolín y a visualizar cuántos saltos mortales y piruetas puedo hacer desde esa altura, que no puedo evitar pensar cómo sería saltar y que no hubiese agua debajo. De veras que me aterra". Afortunadamente, cuando hablamos de saltar desde el equivalente de altura de seis autobuses de doble piso –más que nada para mantener una analogía británica, en homenaje a este inglés residente en París–, el ahora seis veces campeón del mundo se las arregla para superar el miedo y conseguir que las combinaciones de movimientos más complicadas parezcan fáciles de realizar.

Este peculiar deportista estudió matemáticas hace un tiempo, por lo que aquí van los números puros y duros de su distinguida carrera en las Series Mundiales: 28 victorias y 51 podios en 59 eventos. Exacto, no se ha perdido ni una sola prueba desde el inicio. Las mayores 6 puntuaciones de la historia en un solo evento son suyas, seguidas de las que consiguió el ruso Artem Silchenko. Además, es el propietario –al ser el único que lo ha completado con éxito– del salto más difícil de la historia del clavadismo: el triple salto mortal con cuatro tirabuzones y medio, en menos de tres segundos, salto apodado 'doble hacia dentro, doble hacia fuera'. "Siempre estoy intentando batir los récords y probando nuevas cosas. Eso es lo que me motiva para seguir al pie del cañón". En los 8 años de las Series Mundiales, Gary ha conseguido un total de 6 títulos.

La lista de cifras podría continuar con el mayor número de podios consecutivos (21) y el mayor número de victorias consecutivas (6), pero el atleta de 33 años es mucho más que "simplemente" un saltador brillante. Además de las matemáticas, la criminología también llamó su interés académico; sabe tocar el piano, aunque lo niegue; hace malabarismos con pelotas y palos como un profesional; y poco tiempo después de trasladarse a la capital francesa, ya era capaz de contestar con fluidez a los medios franceses en su lengua madre. Por encima de todo, Gary es un tipo humilde, relajado, con el que se puede tener una charla animada sobre cualquier tipo de temática. Mientras no te acerques a sus récords en este deporte, o intentes superarlos, todo irá bien.