Blake Aldridge

Reino Unido

Blake Aldridge

Gran Bretaña

Si quieres saber lo que significa ser competitivo, fíjate en Blake Aldridge – el finalista de los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín ha tenido que enfrentarse a una larga lista de lesiones y obstáculos en su carrera, pero nunca ha tirado la toalla. Esta mentalidad puede servir para explicar su gran temporada 2017, en la que consiguió, junto a Gary Hunt, que los dos primeros puestos fueran para Reino Unido en la primera parada en Irlanda. Allí consiguió la segunda victoria de su carrera en unas Series Mundiales, que remató con un tercer puesto general final.

El ex campeón del mundo de salto, de 35 años, que fue pareja de Tom Daley en la prueba de sincronizada en los Juegos, realizó su primer salto desde los 27 metros por primera vez en junio de 2011 en la prueba de las Series Mundiales en La Rochelle y ha estado esperando más desde entonces. Apasionado por la pesca, él es el creador de dos de los altos más difíciles de este deporte: el parado de brazos de espalda con cuatro tirabuzones, y el doble mortal inverso con 5 tirabuzones, demostrando que ha nacido para este deporte.

"Todavía estoy aprendiendo nuevos saltos, por lo que no puedo relajarme y ser constante. Necesito sacar nuevos saltos", asegura el británico, quien también está al tanto de las evoluciones de sus rivales en el deporte. "Hoy en día, ganar un evento o, sencillamente, subir al podio ya es un verdadero lujo". Debes saber que Blake va a poner toda la carne en el asador para deslumbrar este año cuanto le sea posible.